Dos Conmovedoras Reflexiones para Padres e Hijos

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter
y

reflexiones para padres e hijos-reflexiones

Muchos llegaremos a formar una familia o ya tenemos una, pero como se sabe para que ese hogar este lleno de alegría es con la llegada de los hijos, pero muchos se preguntan si es que están preparados para ser padres.

Con estas reflexiones para padres e hijos vamos a profundizar en como es que debemos educar a nuestros hijos o al contrario aprender de ellos, y como sabemos no solo se aprende de los mayores sino que también de los más pequeñitos del hogar.

Con estas dos reflexiones para padres e hijos vamos a comprender el amor de ellos es el regalo más grande que Dios nos pudo dar.

Una de las reflexiones para padres e hijos que me cautivo por el mensaje, es la historia de un niño de tres años que con su ternura e inocencia puede hacer llorar a las personas más duras.

LAS MANITAS:

n

reflexiones para padres e hijos-manos

Como todas las familias tienen sueños como llegar a tener su casa propia, un negocio o su auto nuevo. Un día después de reunir todo el dinero necesario para comprar el auto que tanto estaba anhelando, se dirigió a la empresa automovilística para realizar ese sueño.

Después de la compra; él, su esposa y su hijo de tres años se dirigieron al supermercado para comprar todo lo necesario para celebrar y como no les iba a tomar mucho tiempo decidieron dejar al niño dentro del automóvil. En el trayecto el señor estaba muy feliz porque su sueño se había hecho realidad, que no podía dejar de hablar de ese tema.

Mientras tanto el niño que se había quedado en el carro encontró un marcador y con mucho entusiasmo comenzó a escribir en el tapiz del carro ya que quería mostrarle a sus papis lo que había aprendido en el jardín de niños.

Cuando los padres regresaron, que por cierto no les llevó más de 15 minutos, se encontraron con esa escena de los tapices pintados, con la cólera del momento su padre comenzó a castigarle tan fuerte en sus manitas hasta que su madre ya no podía soportar esa situación que arrebató a su bebé de las manos de su padre.

Pero para eso ya era demasiado tarde, sus manitas se encontraban realmente lastimadas y con la desesperación lo que hizo la madre fue llevarlo al hospital más cercano para que lo puedan atender. Al poco rato salió el doctor diciendo de que la situación se había complicado y que tuvieron que amputar las manitas del niño.

El padre desconsolado entró a la habitación del niño y cuando vio ingresar a su papá el niño lo único que dijo fue “papi, ya entendí, nunca más voy a pintar los asientos pero por favor diles que me devuelvan mis manitos”, en ese momento el corazón se le partió en pedazos se arrepentía de lo que había hecho pero sabía que nada sería lo mismo.

¿CUÁNTO VALE TU TIEMPO?:

reflexiones para padres e hijos-dinero

Era una noche larga pero el niño seguía despierto, estaba esperando a que su papá regresará del trabajo porque tenía algo muy importante que preguntarle. Cuando su papá retorno a su casa, el pequeño se le acerco tímidamente y armándose de valor, se animó a decirle ¿Papi cuánto ganas la hora? el señor molesto le dijo.

-Ni tú mamá sabe, dime ¿Por  qué tendría que decírtelo?

El pequeño más nervioso aún dijo – Solo quiero saber, por favor papi dime. El papá para que lo deje descansar le dijo que S/100 por día, en ese instante el niño reflejo tristeza en su rostro y le preguntó a su papá si podía hacerle otra pregunta más, ya perdiendo la paciencia el padre dijo, que si.

-Papi por favor me podrías prestar S/50, a lo cual el padre furioso lo envío a su cuarto para que descanse de una vez y no lo molestes.

Al poco rato después de reflexionar de como había tratado a su hijo, decidió ir a disculparse con él, al entrar al cuarto el padre le dio los S/50 soles que le había pedido prestado, el niño emocionado saco el resto de dinero de su alcancía y comenzó a contar para ver si es que tenía suficiente; al ver esto el padre se enfureció ya que el niño tenía dinero suficiente.

-Papi, ya tengo los S/100 ¿ puedes venderme una hora de tu tiempo?, mañana regresa a casa para cenar juntos. – el padre se emocionó demasiado que agarro a su hijo y lo estrecho entre sus brazos.

reflexiones para padres e hijos-abrazo

En muchas ocasiones nosotros como padres nos dejamos llevar por nuestra cólera sin antes analizar lo que estos lindos seres hacen para sorprendernos, espero que les haya gustado estas dos reflexiones para padres e hijos.

Con estas reflexiones para padres e hijos vamos a preciar todo el amor que nos brindan y hay que aprender a darle la atención que se merecen así que a practicar lo que aprendieron con estas hermosas reflexiones.

Llegaron por:

  • reflecciones para un hijo
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *